Blogia

Selvio


Al Cinco Letras [solo adultos]

<hr> Al Cinco Letras [solo adultos]

Lo conocí en la tienda, nunca antes lo había visto por ahí, nuestras miradas se cruzaron,él pareció desconfiar pero yo supe que era un hombre en busca de placer, me plante en la cabina de enfrente, me baje los pantalones coquetamente y le mostré mi trasero...

El me miro sin perder detalle, su mirada pedía mas, me separé un poco las nalgas para que mirara mi aberturita, alguien entró y yo me vestí rapidamente y me senté a evaluar al recien llegado, era de los de siempre...

Fui y caminé por el pasillo para pasar mas cerca de el y verle el paquete pero al acercarme el hombre me agarró de una nalga, me sentó sobre sus piernas y a traves de nuestras ropas pude sentir la dureza de su miembro...

Me acarició las nalgas con su erección y las tetillas con las manos, todo al mismo tiempo queme robaba un beso en la boca, me sentí deliciosamente acosado, como una de esas meseritas de cantina, me hizo vibrar de emoción...

Me pidió mi telefono, me dijo -Aquí no, vamos a un hotel- le di mi número y se fué, yo me quedé recuperando el aliento y confundido ...  

A los pocos minutos me llamó y me dijo que quería pasar un rato conmigo, si yo se lo permitía, yo me derretía, salí y me llevo al hotel, y digo q me llevo por que él lo pagó, desde ahí ya ibamos mas que bien, al entrar me beso lentamente y yo me fuí desnudando durante el beso como buena puta que soy...

Dijo que me iba a dar un masajito, me acosté boca abajo, él comenzó a deslizar sus manos suavemente por mi espalda, desde la cintura hacia el cuello y viceversa, con suavidad pero con firmeza, lo único que se podía oír eran mis gemidos de tímido placer anticipando lo que yo esperaba que llegara...

Ya estabamos desnudos, solo a mi me quedaba puesta mi tanguita, chiquita y que dejaba al descubierto mis nalgas por completo y él me decía que estaban deliciosas, grandes, que le encantaban y al momento de decirlo, me tomaba como confirmando con sus manos lo que veían sus ojos, eso me excitaba mas aún, instintivamente levanté mis caderas en señal de asentimiento para que él no dijera nada y solo continuara, y así lo hizo, primero suave, solo masajes alrededor de mi tanga pero luego la hizo a un lado y comenzó a acariciar la abertura entre mis nalgas, yo ardía en deseos de que me penetrara, fue entonces cuando comenzó a besarme las nalgas y lamer mi culito y a pasar sus dedos también por él, entonces me sorprendio preguntandome "¿puedo…?" 

Apenas me salió un "sí" desesperado porque me moría por sentirlo dentro de mi, que metiera su verga en mi ano y me cabalgara frenéticamente, quería ser la puta más puta con él, saciarme de verga, de placer, de calentura, él me tenía a su merced, yo me contorsionaba con el placer que me provocaba cada una de sus caricias...
Cambiamos posiciones, me puso a la orilla de la cama y me la ensartó por atrás mientras con su mano me daba palmaditas sobre las nalgas que me hacían vibrar, gemir, gritar, me monté en su verga, me puso en cuatro patas, me cogió como perra, me tomaba con sus manos firmes y sentía que se me iba el aire con cada una de sus embestidas, hacía que mi propio miembro destilara tímidas gotitas de semen de pasivo, jamás pensé que sería capaz de sentir tanto placer, no quería que acabara nunca, perdí la noción del tiempo y del espacio y sólo estaba ahí, recibiendo la mejor cogida de mi vida a manos de alguien que apenas conocía...

Me ensartó su verga una y otra vez, con violencia, con suavidad, me cogió despacito y luego rápido como si se le fuera la vida en ello...

Pasaron no se cuantos minutos hasta que lo sentí venirse y fué glorioso, él acabó en mi, nos dejamos caer en la cama, sudados, temblorosos, todavía sentía como palpitaba su miembro dentro de mi recto, y ahora, al escribirlo y recordarlo, siento mi pequeño miembro endurecerce y gotear un trasparenteliquido preseminal esperando volver a sentir, a vivir, la magia y el descontrol que me hicieron sentir las caricias de ese hombre.


El Super Semental Negro

<hr> El Super Semental Negro

Llegué a ese sitio que parece existir solo para procurarme placeres, había poca gente y solo me mordí los labios frente a un moreno que me miro de marera altanera y no pareció interesarse por mis "servicios".

Me fui a un cubiculo de los de enmedio y me puse a mirar porno, el hombre caminó hacia el fondo y al volver de regreso me miró, como quien mira a un cuerpo a quien desea penetrar.

Lo seguí y al llegar lo encontré con el miembro de fuera, recargado sobre la pared, me puse en cuclillas y me metí su grueso y moreno miembro en la boca, mi lengua lo recorrió ensalivandolo y poco a poco se endureció acariciando el interior de mis mejillas, mi lengua, mi paladar y mis anginas.

El miembro fue creciendo y endureciendoce haciendole honor a su herencia africana, bien grande, bien grueso, bien excitante.

El hombre caminó hacia el interior del cubículo, le seguí desfajándome los pantalones y cuando llegué a él ya traímos los calzones a mitad del muslo, él para ofrecerme su miembro y yo para entregarle mis nalgas.

Me incliné para volver a mamarle la verga y él acarició mis nalgas, calibrando su firmeza y luego explorando mi abertura anal, metiendome uno de sus dedos.

Se sentó en un rincón llevándome con él, prendido de su miembro, sin dejar de saborear su deliciosa tranca y ya con el trasero descubierto yo deseaba mas que nada que me penetrara con su deliciosa hombría.

Despues de unos minutos en que su miembro se puso tan duro como un pistón, me ensalivo el ano y me penetró lentamente, dejándome gozar de cada pulgada y entrando mas y mas siguiendo el ritmo de mis gemidos.

Poco a poco hasta que me la metió toda, entonces comenzó a bomberme, una y otra vez su miembro entro y salió d mi cuerpo, acariciando rincones insospechados de mi recto, haciéndolo extenderse para acomodar su firmeza y gran tamaño, tocando mi próstata y haciéndome eyacular de a poco, dandome orgasmitos como los que seguro tienen las putas.

Chorros y chorros de mi semen escapaban de la punta de mi clity y mis gemidos atraían a mas y mas mirones, el saberme observado y seguramente ennvidiado me excitaba mas y mas.

Algunos nos miraban con envidia, otros con lujuria, unos pocos con admiración y en algunos se notaba la incredulidad, como ese gran miembro negro se metía en mi agujerito estaba mas alla de su campo de entendimiento.

Gozamos por largo rato hasta que me inundo con un rio de leche caliente y espesa cuya abundancia excedió la capacidad de mi recto, un chorro escurrio por el interior de mi muslo hasta mi rodilla, el hombre la sacó, se la guardo y y se fue dejandome con el hoyito bien abierto, respirando el fresco aire acondicionado del lugar y mi cuerpo cansado solo atino a relajarse ante la mirada de todos.

Por poco mas de un minuto los deje mirarme en ese estado, me levanté, me limpié y me vestí antes de salir satisfecho de ese lugar. 


El Salvado-leño

<HR> El Salvado-leño

Me encanta la diversidad, sobre todo la diversidad de penes y la manera en que sus propietarios hacen uso de ellos.

Hay un chico piel canela, de origen salvadoreño a quien encuentro de vez en vez en el local a donde voy regularmente a satisfacer lo que algunos calificarían como abyectos deseos.

La primera vez no supe como leer sus actitudes, me miraba con sus grande ojos color avellana y alternaba su mirada a la pantalla de video donde se veía tremendo miembro afro entrando y saliendo de un delicado trasero de piel blanca arrancandole unos apagados y excitantes gemidos feminoides.

Yo lo miraba, le miraba el paquete y me mordía y relamía los labios indicándole mi deseo de tenerlo entre mis labios, pero él no accedía, me le acerqué y me incliné pero él, sin decir palabra, rechazó mi boca y en cambio me tomó por una nalga. 

Yo me alegré, me bajé los pantalones y me voltee para entregárle lo que deseaba.

Entonces, con una mano me ensalivó el culo y con la otra sacudió salvajemente su miembro para ponerlo a tono con la situación, lo afincó a la entrada de mi ano y me penetró lenta pero firmemente, extendiendo centímetro a centímetro cada pliegue del interior de mi recto, abriéndose paso hasta el fondo de mi entraña y con ello llenándome de un inmenso placer.

Despues que tocó fondo, para mi fué un remolino de placer que me llevó a tomar las posiciones mas atrevidas, descaradas y casi acrobáticas que hubiera imaginado, ahí en ese lugar expuestos a la vista de los concurrentes.

Su gran miembro tan firme como un leño me bombeó por dentro; agachado sobre la banca con las piernas abiertas, empinado con una pierna sobre la banca y otra sobre el piso, de rodillas sobre el piso, con el rostro sobre el suelo y el culo en lo alto, de espalda sobre la banca con mis piernas sobre sus hombros... en fin todo ello sin dejar de follarme hasta que, con un gemido de macho herido, eyaculó dentro de mi llenándome de su abundante y caliente semen...

Me la sacó, sacó un par de toallitas para bebé, me limpió el hoyito, se limpió el miembro y me regaló la mas dulce y hermosa sonrisa de agradecimiento (_!_)


Mi Ultimo Condón.

<hr>Mi Ultimo Condón.

Andaba con ganitas y se me ocurrió pasar al lugar de los encuentros a ver si encontraba algo.

Un americano se masturbaba descaradamente frente a todos, con los pantalones hasta los tobillos y sentado en una silla se acariciaba el miembro con la mayor naturalidad.

Contagiado por su comportamiento yo me le acerqué y mi mano tomó el lugar de la suya para masturbarlo, su miembro era de tamaño mediano, firme y circundado como el de la mayoría de los gringos.

Me invitó a chupárselo y le obedecí con muy poca cautela, la punta de su miembro me llegó hasta las anginas y de inmediato nuestros cuerpos gozaron de esa conección.

Se lo lamí por un buen rato, se levantó y me cedió su asiento, entonces comenzó a cogerme por la boca, mi mandíbula se cansaba de tanto mamar y el hombre no terminaba, otro americano se acercó a mirar de cerca...

Yo me levanté mi trasero, me baje los calzones a media nalga y les ofrecí mis nalgas, el que cogía por la boca me rechazó, solo quería que le hiciera oral, el otro no se animó. 

Despues de muchas chupadas el americano eyaculó salpicándome la cara, mis mejillas y mi frente recibieron gran parte de su descarga, se medio limpio, se subió el cierre y se fué.

Yo me fuí a un rincón a recuperar el aliento y a limpiar mi rostro, el otro americano me llamo haciendo señas con una mano.

Me le acerqué y me dijo "got a condom? I wanna fuck you" sus palabras me emocionaron mucho, busqué en mi bolsillo y encontré mi último condón, se lo dí y caminé hacia el baño, él me siguió cerrando la puerta detras de si, cada uno hizo lo suyo, yo me bajé los calzones, me ensalivé el culo y me empiné sobre el lavabo para entregarle mi carne, él se sacó el miembro, se puso el condón y me tomó por las caderas, sin usar las manos enfiló su tranca al surco entre mis nalgas buscando la entrada de mi ano, la encontró y comezó a follarme.

Sus embestidas me hacian gemir...

-Do you like my cock?- me preguntaba

-I do daddy, I do - yo le respondía -fuck me daddy, fuck my ass-

No dejaba de follarme, no supe ni como pero terminamos en el piso, él encima y yo debajo, cada uno en lo suyo, él un macho y yo un pasivo sumiso y complaciente gozando de sus embestidas que tocaban y electrizaban cada una de las fibras erógenas ocultas en mi interior.

Al salir de allí, y todavía con las piernas temblorosas, me fuí a comprar un par de cajas de condones para tenerlos listos en mi arsenal. (_!_) 


Al Final Del Pasillo

<hr>Al Final Del Pasillo

Aquella tarde llegué a la tiendita donde pasan cosas y para mi sorpresa encontré al hombre aquel que alguna vez me dijo "se ve que te apasiona la verga"

De hecho me a metido la suya varias veces en ese lugar, siempre arrinconados, al final del pasillo donde no se acerquen mucho los mirones.

Me abrazó y como todo buen mañoso, al hacerlo,  me agarró una nalga, yo lo deje hacer, disfruto mucho de esas caricias sin autorización.

Le dí la espalda fingiendo no tener contacto y al hacerlo le dí acceso a mi trasero, es de esos hombres que tienen fijación por apretar nalga y meter los dedos enmedio de ellas, por cierto, me encantan.

Me manoseó a través de la ropa y luego levantó un poco mi camisa para meter su mano entre mi pantalón y la parte baja de mi espalda, la piel se me erizó con roce malicioso de sus manos, imaginando lo que vendría después.

Sin dejar de darle la espalda en ese rincón oscuro, extendí mi mano buscando la dureza entre sus piernas, estaba duro como roca y palpitante con brío como queriendo escapar de ese encierro, le bajé el cierre para poder sentir el calor de su piel.

Su mano me tomó por el cuello su aliento sobre mi oído murmuro "vamos al final del pasillo", me soltó, empezó a caminar y yo le seguí sumiso...

Es un hombre velludo como oso, grande, fornido, su miembro es grueso, no muy largo pero muy firme y yo diría meti~culoso, bueno, ustedes me entienden.

Es de los que saben lo que quieren, se plantó en la mera esquina, se bajó los pantalones para ofrecerme su verga ya erecta, yo me acuclillé y lo tomé entre mis labios, lo besé, lo lamí, se lo chupé y lo acaricié completo con mi lengua, luego me metí sus huevos en la boca, ambos al mismo tiempo y luego los succioné uno por uno, sé que eso le gusta y lo excita, lo pude sentir al poner mas que duro a punto de estallar.

Me levanté sin dejar de mamarle la verga, como pude me desabroché los pantalones y me bajé los calzones a media nalga para ofrecérselas, su afriebrada y áspera mano acarició de manera ruda mis nalgas separándolas y deslizando un par de dedos entre ellas para dilatar mi esfínter.

Cuando supo que era el momento, me lo pidió, "volteate y dame ese culito", me voltee, me empiné y me entregué a él. Su durísima erección se abrió camino entre mis nalgas a través de mi anillito y hasta el fondo.

Llegó hasta dentro y comenzó a moverse frenéticamente, acariciando cada rincón del interior de mi cuerpo, lo sentí tocar cada fibra de mi interior, me hizo gemir, me levanté un poco para hacer presión sobre mi próstata, entonces me abrazó, me acarició los pechos, tomó una de mis piernas y la levantó para abrirme más y poder penetrarme de manera mas profunda...

Jugó por un buen rato con mi cuerpo y luego de un tiempo que solo él conoce me empujó y me pidió "agáchate bien para que te entre toda". 

Como buena putita obediente hice lo que me pidió sin dejar de jadear al sentir a ese macho ocupar mis entrañas, luego, como todo lo que comienza, el coito se acercó al final, el hombre aceleró el ritmo de sus embestidas lastimándome un poco, no con su miembro sino al golpear mi cabeza contra la pared, pero el placer anal que estaba recibiendo justificaba todo lo demás.

Eyaculó abundantemente entre en mi interior al grado que un poco de semen alcanzó a escurrir entre mis nalgas y por el interior de mis muslos.

Me la sacó todavía chorreante, sacó un par de servilletas, me dió una, se limpió la verga mientras yo hacía lo propio con mi anillo.

No pude evitar el impulso de abrazarlo y besarle el cuello y la mejilla, no me permite más, él me apretó la nalga a manera de agradecimiento y despedida y se alejó hacia el baño a borrar cualquier huella física que nuestro encuentro le haya podido dejar (_!_)


Mi Primer Encuentro Del 2017

<HR>Mi Primer Encuentro Del 2017

Me llamó por la mañana, dijo que me extrañaba, que quería volver a verme, me quería besar..

Le dije que yo tambien lo extrañaba y que si quería lo visitaría a mediodía, él accedió... mi corazón palpitó y lo que hay entre mis nalgas también.

Llegué a su departamento, me recibió en bata, hablamos de trivialidades y en un descuido me abrazó y la manera en que lo hizo me hizo temblar de gusto.

Me besó metiendo su lengua entre mis labios, su mano derecha alcanzó mi nalga izquierda, la estrujó y la acarició a través de mis ropas.

Me hizo gemir como putita, era un conocedor de mi naturaleza, sus besos y caricias me transformaron en su perrita fiel.

Su miembro fue endureciendo y creciendo entre sus piernas, lo sentí presionar sobre mi ombligo, yo ya era entonces un manojo de nervios vibrando de ansiedad sexual y de placer homoerótico, sí de ese palcer que solo brota entre dos hombres ansiosos de gozar el placer de la carne.

Tomé su miembro en mi mano, lo acaricié completo, desde la cabeza hasta los huevos mientras él desabrochaba mi pantalón y me bajaba los calzones ganando acceso a la tibia y suave piel de mi trasero...

Yo, por mi parte, queria tener su pija en mi boca, saborear su lubricante natural, lamer sus huevos, todo, pero no me dejó, no dejaba de besar mi boca y abrazarme.

Me acariciaba las nalgas, los pechos, la cintura, me besaba el cuello haciéndome estremecer de placer y ganas de ser su hembra, de ser suyo, suyo en culo y alma.

Me tomó de la mano y me llevó a la cama, nos desvestimos rápidamente y saltamos al lecho cubierto de sábanas blancas, envueltos en ardiente lujuria.

Seguimos abrazados en un sensual beso por unos segundos mas y poco a poco me fue dando a besar su cuello, su velludo pecho, su vientre y finalmente su deliciosa, ardiente y firme erección.

Con cuanto gusto lo tomé en mi boca, lo acaricié completo con mi lengua y lo sentí llegar a mi garganta, le lamí el tronco, las íngles, el escroto y los huevos, él siguió acariciándo cada parte de mi cuerpo y me hizo voltear hasta quedar boca abajo.

Le dedicó varias caricias a la redondéz de mis glúteos, me los besó, me los lamió y sus manos separaron mi carne para meter en ella su lengua.

Su rostro se perdió entre mis nalgas...

La humedad e insolencia de su lengua me llenó de ese placer mal catalogado como abyecto por que se dice que solo las putas lo pueden sentir y me puso más cachondo haciendome sentir la reina de todas la putas.

Después de acariciar mi trasero entero con su lengua, fui yo quien separó mis propias nalgas para darle mejor acceso a mi anillito, su lengua entonces comenzó a clavarse repetidamente en mi huequito haciéndome respingar de gusto.

Con mucho esfuerzo logré contener mis ganas de pedirle que me hiciera suyo, que me metiera la verga, que me rompiera el culo con su virilidad.

Seguro que me leyó el pensamiento por que acto seguido sentí la punta de su carnosa lanza presionar levemente la entrada de mi ansioso y ya dilatado anillito.

Centímetro a centímetro se fué deslizando de manera lenta para hacer que le pidiera, en forma de ruego, más y más de esa caricia dura y dulce que es la penetración.

Su pene entraba y salía de entre mis nalgas, lo sentía acariciar mi interior mientras sus manos jugaban con mi cintura, con mis pechos, con mis caderas y con mis muslos, era pues sin duda todo suyo y él lo sabía..

Me la sacaba y me la volvía a meter...

Toda, toda, una y otra vez...

Hasta que lo sentí estremecerce, abrazarme más fuerte y vaciar su carga seminal dentro de mí.

Lo sentí bombear ese líquido espeso y caliente dentro de mi recto mientras su abrazo se hacía mas fuerte y sus gruñidos, ese gruñidos de animal herido eran música para mis oídos de hembra/hombre satifecha.

Le pedí que no me soltara, que siguiera sobre mí, quería sentir todos los estertores de su cuerpo y su piel sobre la mía despues de eyacular.

Unos minutos más de plática y caricias antes de levantarnos e ir a la ducha... fue mi primer encuentro del 2017 (_!_)


Con Las Rodillas Temblorosas [solo adultos]

<hr>Con Las Rodillas Temblorosas [solo adultos]

Llegué con la esperanza de ser tomado por algún hombre.

Una puerta entrabierta me invitó a asomarme, era un maduro con buen fierro que sentado me lo ofreció...

Sin chistar entré a la reducida cabina y me incliné para metérmelo en la boca, con cuando gusto lo hice llegar a mis amígdalas...

lo recorrí humedeciéndolo con mis labios y haciendo que el maduro gruñera con placer... -la mamas bien rico bebé- me acariciaba los pechos y yo saboreaba cada centímetro de su erección...

Me enderecé unos segundos a desabrocharme el pantalón... -no te voy a coger- me dijo, confieso que me desilusionó un poco pero la fortaleza de mi voluntad no me permitió darme por vencido...

Seguí mamándole la verga y al tiempo que lo hacía me bajé los calzones... el hombre se puso de pie y me invitó a sentarme, se acabo de bajar los pantalones y me dió su verga para seguirla gozando por la boca...

Le lamí los huevos, me los metí en la boca, uno por uno eran grandes, pesados...muy ricos...

Le puse un condón sin darle tiempo a protestar, me levanté -no quiero coger- me dijo -no me la metas solo mírame las nalgas y dime si no se te antoja mi hoyito- me voltee y le mostré mi trasero...

El hombre afincó su miembro entre mis nalgas y poco a poco me lo fue metiendo arrancadome discretos gemidos de placer....debíamos ser cuidadosos y no dejarnos descubrir....

su miembro era largo, grueso y firme y me llenó todo por dentro... me abrazó, levantó mi camisa y acarició mis pechos sin dejar de penetrarme, me mordió el cuello...-estas bien rico- me decía...

Me beso el cuello y lo sentí hacerme suyo de esa manera que provoca ofrecer hasta la boca, lo hice y entonces me besó, metiendo su lengua entre mis labios...

Tenía su lengua en mi boca y su pene en el ano... estabamos fundidos en placer... en sensualidad... -eres bien putita- repetía una y otra vez....

Descpues de gozarmos muchos lo senti eyacular... me la sacó, se arrancó el condón, se vistió rápido, le ofrecí mi número de celular pero rehusó -mejor acá te veo otro día- salió y me dejó con las rodillas temblorosas... 


Gracias Por Hacerme Lo Que Soy [solo adultos]

<hr>Gracias Por Hacerme Lo Que Soy [solo adultos]

Fuí al lugar de los videos donde mora la lujuria, después de un par de días, mis nalgas y culito ya querían verga y entre mas grande, dura y rendidora mejor.

Había varios hombres en el lugar y todos insinuaban sus ganas de darme por el culo pero solo uno tuvo los huevos de acercárseme, era un hombre grande, maduro y velludo que hacía florecer mi timidéz, pero aún así yo quería que me metiera toda su verga y dejé que notara mis deseos...

Su bulto veía bien grande y supe que, si lo hacia, me esperaba un culeadón que no olvidaría jamás. Me ofreció su miembro y me tomó por la nuca queriendo que se la chupara -abre tu boquita, nene que te voy a dar verga- abrí mi boca y sentí su miembro deslizarce entre mis labios, se lo lamí todo, se lo chupé, se lo mamé, desde la cabeza hasta los huevos, me llegaba a las anginas y me hacía lagrimear, con voz baja y ronca me dijo que no se iba a ir hasta que me la metiera y me llenara el culo de leche, se la seguí chupando pero estaba ansioso por ya sentir esa verga dentro de mi cuerpo...

Me voltee y me empiné frente a él ofreciéndole mi trasero, me gusta por que así me abren las nalgas y me la pueden meter toda a su gusto... Me preparó el anillito con saliva y un dedo, quería entrar en mi tibia cuevita de placer. Me decía que tenia un culito bien bonito mientras me metía toda la verga haciendo que se me dilatara la abertura y se me extendieran los pliegues del recto...

-Flojito y cooperando putito- me decía entre broma y perversion -relaja tus nalguitas que te voy a abrir todo el culo con mi vergón- le pedí que solo me metiera la mitad en son de broma, pero como lo fuí aguantando le dije lo hiciera hasta donde él quisiera. Fué delicioso sentirlo entrar todo, poco a poco -métamela toda señor- le dije en un murmullo suplicante y me la metió toda de un golpe.

Me la metió hasta adentro y me hizo morder mi camiseta, por momentos sentía que yo ya no aguantaba, sentía su verga entrar y la sentía llegar hasta mi ombligo, él seguía dándome duro, bien duro, entre mas verga me daba mas ganas me daban de tenerlo adentro...

Me decía que tenía el culito bien apretadito, que se notaba que nadie me lo había abierto todavía, pero pues ¿como no sentirme apretadito si él tenía una vergota bien pero bien grandota?

Sus manos apretaban mis nalgas y recorrían mi cintura hasta llegar a mis pechos, pequeños como de putita joven y me los estrujaba con fuerza...

Le había entregado mi culito, yo gemía, ahogaba mis gritos y lloraba pero no quería que me la sacara, estos maduros duran mucho cogiendo y luego me dejan al hoyito rosado y adolorido, con una sensación de traer la verga metida en el culo como por tres días mas, hasta caminas diferente y los que saben se dan cuenta de lo bien que la pasaste...

Me hizo suyo por largo rato, no tenía para cuando soltarme. Me movi lo mejor que pude, apretando y aflojando el culo para sacarle hasta la última gota de leche mientras lo escuchaba gruñir y sentía su miembro convulsionarse dentro de mi

Al sacármela me dejó el culo y las nalgas bien abiertas, sentía la frescura del aire acondicionado acaricia mi adolorida piel...

Esa fue una de esas cogidas que nunca se olvidan, sobre todo por que son de las que lo hacen a uno ver que nació para mamar vergas y ser cogido, por eso agradezco a todos esos pitudos que a lo largo de mi vida me han hecho lo que soy.


De todas formas [solo adultos]

<hr>De todas formas [solo adultos]

Me dijo que se llamaba Leo y que me traía ganas… ¿que puede ser mas excitante? Eso de que se lo quieran coger a uno es algo que deseo les pase a todos mis lectores pasivos...

Me dijo -te espero en el cuarto 117 del motel Del Bosque…- o sea, no lo quise hacer esperar y me lancé al tal motel en un chiflido.

Me esperaba, llegué y me encueré ante su mirada ansiosa, él estaba acostado alternando su mirada de mis nalgas a la porno que corría en la pantalla. El bulto le crecia como la carpa de un circo...

Ya desnudo me tendí junto a él, le acariecié el miembro y lo fuí desvistiendo para metérmelo todo en la boca, lo hice gruñir de placer al chupárselo, le lamí la cabeza, los huevos y las íngles y me tragué su pija entera acaricando mis anginas con la punta…

Estaba durísimo, me tendí boca arriba a la orilla de la cama para que se pusiera de pie frente a mi y me follara por la boca… así lo hizo por largos minutos….

Luego me puse en cuatro sin dejar de chuparle la pija y él me acarició las nalgas, metió sus dedos entre ellas y me acarició el anillito….

Supe entonces que sería un buen momento para recibirlo por detrás, me tendí boca abajo en la cama estiré mi pierna derecha, flexioné la izquierda, lejanté las nalgas y le rogué –mátemela-

Sin hacerce del rogar se acomodó sobre mi, con una mano separó mi nalga izquierda de la derecha para poder mirar donde clavar su hierrro y lo hizo poco a poco haciéndome gozar de cada centímetro de su candente fierro…

-Toda papi toda- decía la putita de la película y le repetía yo, la putita del cuarto 117…

Por largos minutos gozamos de esa pose, sus huevos acariciaban el interior de mi muslo al arrastrarse sobre él mientras su miembro se metía con firmeza en mi recto…..

Luego me puso una almohada bajo el vientre para que mi trasero se alzara hacia él y tomándome por la cintura siguió taladrando mi culito, arrancádome gemidos feminoides de placer….

-Voltéate- le sugerí, cambio entonces su posición para penetrarme desde otro ángulo y así llego a rincones que no había llegado de la otra forma…. Mas placer, mas gemidos, mas sexo desenfrenado….

-¿Ya quieres que me venga?- me preguntó
–No- fué mi rotunda respuesta
-Síguemela metiendo- le rogué…

El hombre no se rajó y siguió en el acompasado mete y saca….

-Ponte en cuatro, quiero darte como a una perra- y entonces me cogió de perrito, fuí su perra, fuí su puta, fuí su juguete de placer, fuí suyo….

Sin parar de follarme me fué volteando hasta poner mis piernas sobre sus hombros, haciéndome casi llorar de placer, luego me abrió las piernas clavándome inmisericorde su tremenda lanza de carne caliente, resbalosa y dura…

Gotas de copioso sudor escurrían de su frente sin que eso le hiciera parar… yo sabia que en esos momentos estabamos gozando y sabía que por un par de dias mis piernas, muslos y nalgas me iban a doler mucho...

-Ponte boca abajo en la esquina de la cama- y yo como obediente putita me acomodé para complacerlo, me abrió las piernas y me volvió a clavar, duro y duro una y otra vez, me la sacaba toda, miraba mi ano cerrarse y me la volvía a clavar… un macho sin duda… luego de unos largos y deliciosos minutos me permitió juntar las piernas…

-ábrete las nalgas- mis temblorosas manos separaron mi nalgas para dejarme penetrar y pude sentir la redondez de sus pesados y peludos huevos chocar a la entrada de mi abertura… luego solté mis nalgas para apretarle la verga mientras me la metía… me tomaba por los hombros para clavarme mas a fondo, luego por la cintura para agarrar ritmo, así fue que comezó la fase final de la sesión, tomó ritmo y me folló moviéndose en circulos, ya concentrándose en el lado derecho ya en el lado izquierdo, en ángulo hacia arriba y luego hacia abajo, ahí lo sentí acariciar un puto de mayor placer que me hizo eyacular y gemir como una puta, mientras él eyaculaba llenándome de leche el culo….

Me abrazó por unos segundos… nuestros gemidos se fueron apagando, me soltó y se fué al baño, se lavó el miembro y volvió a sentrase y secárselo, yo me metí como dócil perrita entre sus piernas a chuparle las últimas gotas de semen, el aceptó las primeras chupadas pero luego me pidió parar… su miembro estaba muy sensible y ya cansado, nos vestimos, nos despedimos y yo pensé –esto me va a doler por mas de tres dias-


Vin Truck, El Grande [solo adultos]

<hr>Vin Truck, El Grande [solo adultos]

-Aquí no- me dijo aquel hombresote de nombre Vin Truck.

–Hay muchos mirones- evidentemente me quería para él solo.

Nos conocimos por medio de las redes sociales, como muchos, me cortejo con unos cuantos textos hasta que me convenció y quedamos de vernos para un rato agradable.

-Hay un lugar aquí cerca- le dije y hasta alla llevamos nuestras ansias, es un lugar donde se logra una breve privacidad, se cierra la puerta y ya está.

Caminé primero y él me siguió a una distancia discreta. Entré y dejé la puerta sin seguro, Vin Truck llegó unos segundos después y entonces echamos seguro a la puerta para entregarnos al placer...

Su bulto era prominente, lo acaricié a través del pantalón mientras él manoseaba mi trasero, mis rodillas se aflojaron por la emoción y mi corazón se aceleró, mi temperatura subía y yo ansiaba tocar su virilidad desnuda.

Fué él quien primero me bajó los pantalones ganando acceso a la piel de mis glúteos, la apereza de sus manos de hombre me encendió aún más, le bajé el cierre y entonces él se desabotonó el pantalón y me ofreció su miembro.

La verdad es que su pene resultó mucho más grande de lo que se veía en las fotos que me había mandado preguntandome si creía que "la iba a aguantar".

Era una pija grande y gruesa, de piel suave pero de carne muy pero muy firme que se fué endureciendo poco a poco como respuesta a mis caricias...

Me incliné para tomarlo entre mis labios, que sensación más deliciosa la de tenerlo en mi boca, llenando cada rincón de mi cavidad bucal, acariciando mis anguinas... mi lengua jugueteó con su carne haciéndolo alcanzar una erección plena, sus manos acariciaban mi cintura y mis nalgas.

Yo ya no podía resistir más... no sabía si seguir gozando dándole lamidas, chupadas y mamadas a ese pija de macho ardiente o gozar de sentirlo entre mis nalgas...

Al final decidí que con el poco tiempo que teníamos era mejor gozar de todas las opciones, entonces me voltée ofreciéndole mi abertura trasera si ningún miramiento, por unos segundos acarició mis redondeces con la firmeza de su hierro y me pidió un condón...

Saqué uno de los que siempre traigo en los bolsillos y se lo puse, le di un par de chupadas para lubricarlo, me escupí los dedos y lubriqué mi anillo tratando de dilatarlo un poco, me empiné entonces, dispuesto a sufrir esa penetracion que sin duda sería dolorosa al principio pero placentera después...  

Vin Truck, ese hombre al que conocí en persona hacía unos minutos demostró ser un caballero al penetrarme lentamente, permitiendo que mi anillito se dilatara para recibir cada una de las erectas pulgadas de su palpitante dureza...

Mis piernas casi ceden ante tanto placer, no sé como pude contener unos gemidos de putita que me arrancó al metérmela y luego de unos segundo logré sentir la redondez de sus testículos chocar a la entrada de mi anillito.

Vin Truck embistió una y otra vez haciendo crecer en mí ese cariño que solo logran los que llegan a cada terminal nerviosa de mi interior, hubiera querido besarlo y decirle lo mucho que me hacía gozar pero el temor de ser descubiertos me hizo contener mis ganitas de platicar y seguí gozando de lo que ese hombre me hacía con su pija...

Lo sentí eyacular, terminó dentro de mí, cuando me la sacó, le quité el condón y le succioné las últimas gotas de semen. Nos vestimos de prisa, intercambiando sonrisas de complicidad y sin hablar, el salió primero y yo detrás a una distacia discreta como cuando llegamos, a lo lejos lo ví subir a su camioneta y marcharse, despues de unos minutos volvimos a textearnos, quedamos de vernos el día siguiente y yo espero que me cumpla.


Y Llegué al Lugar [solo adultos]

<hr>Y Llegué al Lugar [solo adultos]

Y llegué al lugar y me fuí al baño...

y el hombre estaba ahí, solo, a oscuras, acariciándose el miembro...

y entré, y me le acerqué...

y lo toqué y su tacto me arrancó un suspiro...

y era firme, tibio y palpitante...

y me incliné a lamérselo, y se lo chupé...

y me acarició las mejillas, los pechos y la nalgas mientras se la mamaba...

y me bajé los calzones y le ofrecí mi abertura...

y el hombre reaccionó como los machos, y me metió los dedos en el ano mientras le ponía un condón...

y me empiné frente a él y le entregué mi cuerpo...

y me tomó por la cintura y me penetró...

y me hizo suyo y me hizo gemir y lo hice gruñir...

y mi abertura se abría y se contraía...

y lo hice eyacular...

y los dos gozamos...


La Efectividad de Un Texto

Anoche andaba ganoso, habia pasado un rato agradable por la tarde con un amigo pero ya saben que soy muy goloso.

Envié un texto a un moreno que tengo en mi lista "ando cerca ¿quieres que pase?"

El moreno respondió en un par de minutos "Ven"

No hizo falta mas...

Llegué y ya me esperaba frente a su departamento, comparte el lugar con un compañero de trabajo asi que siempre lo hacemos en el auto al abrigo de la noche.

Subió a mi auto y se sacó el miembro, no estaba totalmente flácido ni erecto, es un delicioso pene de aproximadamente 7 pulgadas y de buen grosor, con muchas ansias me acomodé para chupárselo. 

Lo hice lentamente, lamiéndole los huevos, todo lo largo del tronco y la fuerte glande, haciendolo gemir -que rico la mamas mi amor- esos momentos hacen que hasta el mas macho sienta un poco de un cariño un tanto inexplicable por el pasivo que le esta mamando el pene.

Mi miembro goteaba y mi anillito palpitaba queriendo lo suyo pero mis labios, lengua y anginas estaban gozando mucho, el moreno tambien gozaba y no me atreví a perdir mas. Gozabamos tanto que cuando el moreno eyaculó entre gruñidos, no deje de succionar su miembro. 

Su virilidad fue perdiendo firmeza entre mis labios y le extraje hasta la última gota de semen. 

-Ya esta- me dijo y tuvimos que despedirnos (_!_)


He Sido Un Juguete [solo adultos]

<HR>He Sido Un Juguete [solo adultos]

Es verdad que he sido juguete y objeto de placer de un gran número de hombres, a todos los cuales vivo agradecido por los placeres compartidos.

Uno de los que mas recuerdo es aquel que me llevó a su casa... ahí me cubrio de caricias, de esas caricias clandestinas y gratuitas que alborotan las hormonas...

Entre esas caricias sentí su entrepierna endurecerce elevándome con ello la temperatura, me hizo temblar, no de miedo, no de nervios, sino de esa emoción que dá el sentirse cerca de ser tomado como objeto de placer...
Mi miembro también se endureció y empezó a gotear ese lubricante natural que a todos no brota ante la expectativa del sexo...
Sus ásperas manos contrastaban con la suavidad y redondez de mis partes, de mis caderas de mis nalgas...
Me la metió en la boca y me embriago con su sabor de miembro viril... me acarició la cabeza, la nuca y luego lo máximo... una nalga... su mano insolente se me fue metiendo enmedio de los glúteos y busco furtivo la abertura de mi anillito, me metió un dedo y me hizo dilatar...
Con mayor brío recibí su miebro en mi garganta... lo gocé, lo saboree, lo hice gruñir al sentirse indefenso entre mis labios, poco a poco hasta que eyaculó llenándome la boca de leche, espesa, blanca, tibia...
Su miembro comenzó a perder fuerza pero yo lo seguí succionando... así comenzó nuestra noche de placer... luego de un breve descanso siguió la lujuria, el placer... me penetró de manera anal un par de veces pero eso será tema de un próximo relato.


Hotel por un par de horas [solo adultos]

<hr>Hotel por un par de horas [solo adultos]

Me llevó a un hotel de esos que rentan por hora y no por noche, entramos al cuarto y no se ni como me encueró sin dejar de manosearme...

Solo me dejó la camisa y al tenerme desnudo frete a él y sin demorar más la cosa, me tiró boca~abajo sobre la cama, le dió unos lengüetazos rápidos a la raja entre mis nalgas, de arriba abajo, yo me retorcía de placer, me lamió golozamente el culitow, lo despertó y me lo lubricó con su saliva, unos segundos después me metió un dedo para dilatarme el anillito...

Entonces, tomándome por la cintura como a una perrita, dirigió la cabeza de su pija a mi ansioso ano, mi anillito engulló su pija casi de un solo golpe, fácilmente, estaba muy lubricado, me entraba toda sin dificultad, me folló como a una puta, acariciándome las nalgas, la cintura y hasta mis pechitos de putito por encima de la camisa...

Me culeaba como los que saben, despacio, haciendo círculos, llegando a cada rincón del interior de mi recto, disfrutando del momento, me hacía gemir alocadamente, mientras le pedía mas y le decía lo rico que era tener su pitote parado y duro en mi culitow...

Yo contraía los músculos de mi ano para apretarle la polla y extraer de ella todo su semen, más y más, hasta que me dijo, en un gruñido, que se venía, aceleró más y lo sentí crecer y endurecerse aun mas al momento de estallar y liberar su caliente y espeso semen dentro de mi...

Me la sacó y embarró los residuos de semen sobre mis nalgas... 


Un Plantón [solo adultos]

<hr>Un Plantón [solo adultos]

 

Un dia que un contacto de internet me dejó plantado, no pude mas que ir al lugar de los encuentros,
ese sitio oscuro donde paga uno por mirar porno pero en cuyos pasillos y cubiculos subsiste la lujuria y
brotan las aventuras homo eroticas que muchos como yo disfrutamos...

Estaba un pitudo que siempre que me ve me dá lo que me gusta, la verdad es que si alguna vez me dijo su
nombre no lo recuerdo...

Como quien dice es un pitudo de cuyo nombre no puedo acordarme...

Me llamó y me ofreció su miembro diciendo -¿No quieres lamerme los huevos?- así siempre comienzan nuestros encuentros, yo lamiéndole los huevos, saboreándolos, gozando de la suavidad y tibieza de la piel de su escroto y del indescriptible sabor a prohibido de sus sudor...

Donde van a creer que le puse una super lamida de huevos, de pitow, de íngles, de pubis y de vientre hasta
que su miembro endureció al máximo...

Fué entonces que pronunció las palabras mágicas: -¿quieres que te la meta?-

No bien terminada de decir esas palabras cuando yo ya me había bajado los calzones, me había volteado, empinado y ensalivado el hoyito, dilatándolo con mis propios dedos, un poco temeroso de que me dejara ir su pitow de manera inmisericorde como queriéndome romper el ano...

Le dí pues acceso franco a mi ranura y me resigné a su voltundad...

Me abrió las nalgas con sus ásperas manos y poco a poco me dejo ir su miembro, poco habitual en él  era hacérmelo de ésta manera, despacio, dejándome gozar de cada pulgada y arrancádome con ello gemidos de putita joven, resoplidos de protanca nueva...todo haciendo de mi un manojo de terminales nerviosas gozando del placer de la carne...

Hizo que me recargara sobre una banca y me taladreó el hoyito como solamente los machos alfa saben hacerlo...

Los gemidos que su pitow me arrancaban competían y superaban los de las putas de los porno videos que insesantes acompañaban nuestro momento de lasciva...

Despues de un rato de eterna felicidad, extrajo su miembro de mi cuerpo y vació su ardiente, viscoso y
blancuzco néctar sobre mi dilatado hoyito que se expandía y contraia de placer negándose a aceptar la ausencia de tu delicioso miembro...

Después de todo mas vale pitudo por conocido que informal con posibilidad de ser pito-chico


Cinco Felaciones

<hr> Cinco Felaciones

 

La de aquella vez fue una tarde para recordar...llegué al lugar y me sonrió un latino musculoso...

Lo he visto muchas veces, me saluda y nunca habíamos tenido nada, pero ese día se me acercó, se bajó el short y me ofreció su pitow....

Se lo shupé y se fue poniendo duro, no era muy grande pero tenía buen sabor...llegaron un par de mirones....

Ellos fueron testigos de mi habilidades como lactante... se la mamé hasta sacarle la leche...

El hombre gimió al eyacular... me sonrió, me acarició una mejilla, me dijo gracias se guardo el pitow semi flócido y se marchó....

Uno de los mirones me miró a los ojos desde el otro lado del pasillo, su mirada y un apretón a su paquete me dijeron "¿me la mamas?"...

Mi mirada y una lamida a mi labio superior le dijeron "ven, te la mamo"... se acercó y con mano nerviosa se bajó el cierre y extrajo de entre su ropa un miembro moreno y duro, de buen tamaño... me lo metio en la boca...

Yo saboree su miembro y él gozo de las caricias de mis labios y lengua sobre su virilidad que se fue poniendo cada vez mas dura...

Despues de unos minutos en los que le dí lo mejor de mi repertorio de felaciones el hombre tembló y eyaculó... sacó su miembro de mi boca...

Le alcance a arrebatar hasta la última gota de semen.... se lo guardó, me sonrió y se fue dejando su lugar a un vietnamita que ya esperaba...

Con el descaro de un macho que sabe lo que quiere, sacó su pitow y me lo metió en la boca, comenzó a mover su pelvis y me tomó por la nuca....

Se movió con ritmo de coito... me estaba cogiendo por la boca... mis labios apretaban todo lo largo de su pito que entraba y salía....

Por momentos me lo sacaba y me daba oportunidad de lamerle los huevos... afeitados... se los chupe uno por uno, se los lamía y luego me volvía a coger..

Lo que tenía que pasar, paso... eyaculó llenándome la boca de tibio y espeso semen, tan abundante que escapó entre la comisura de mi labios...

Me lo sacó, me limpié el exceso de semen y me dejó... Todavía no recobraba el aliento cuando un coreano ya se bajaba el cierre frente a mi...

Mis ansias de pitow se veian recompensadas... en parte solamente.... recibí su mienbro ya erecto en mi boca, lo chupé y estuve a punto de bajarme los pantalones y ofrecerle mi culito pero terminó prematuramente... llevaba varios minutos mirándome y destilando...

Se fue y entonces el gringo que me la había mamado unos minutos antes en el otro lugar se acercó para cobrarme el favor...

Se lo mamé pero yo sí lo hice eyacular.... después de él ya no quedaba nadie en el lugar... miré un poco de porno y también me fuí. (_!_)

 

 



Siempre clandestino [solo adultos]

<hr>Siempre clandestino [solo adultos]

Llegué al departamento que me indicó en su mensaje de texto, me desnudé para esperarlo según sus instrucciones, no quería que perdiéramos tiempo, cuando llegó me manoseó el trasero de la manera que me enloquece...

Yo le devolví el favor acariciándole el bulto ya inchado bajo sus ropas, le bajé el cierre y me metí su polla en la boca, la saboree golosamente, la envolví con mi lengua y la aprisioné con mis labios...

Se le fué poniendo más y más dura, sus dedos ya dilataban la entrada de mi ano y estábamos listos para que me penetrara como había prometido, le pusé un condón y le dí la espada para que deslizara su verga, ya bien tiesa y lubricada, entre la suavidad de mis nalgas, para que encontrara la abertura de mi culito y me hiciera suyo...

Al sentirlo entrar gemí de dolor, de emoción, de placer....

Sus recias manos separaron la carne de mi nalgas y me dejó ir su miembro hasta que sentí los vellos de su pubis acariciar la entrada de mi anillito, me empiné lo más que pude...

Puse mi vientre sobre el descansabrazo del sofá y me dejé caer para darle total acceso a mi trasero, me tomó por la cintura y empujó salvajemente metiéndome toda su pija hasta el fondo, sacándola y metiéndola, sacándola y haciendo círculos para acariciar todos los rincones de mi recto, abierto, dilatado, alterado ante la lujuria del momento...

Yo separaba mis piernas que se elevaban en el aire y con los talones pateaba las nalgas de ese macho que me penetraba como un garañón, él gruñía y yo gemía y le pedía más... más ¡más! como una putita bien pagada con dineros y con miembro...

Me hizo receptáculo de su miembro, de su semilla, de sus caricias de macho ansioso, duro, con todo, hasta que eyaculó, me soltó, se limpió, me pidió que me vistiera y cerrara la puerta al salir, el volvería más tarde a borrar las huellas de nuestro clandestino encuentro. (¯¡¯)


En una calle oscura [solo adultos]

<hr>En una calle oscura [solo adultos]

Habìamos quedado de vernos en un centro comercial al anochecer ... para ir a que me cogiera 

Cuando lleguè, èl me esperaba, eso me excitò mucho, sentí un cosquilleo en el vientre al imaginarme a ese hombre esperando y pensando en lo qe me iba a hacer

Abordè su camioneta, el hombre me esperaba con la verga de fuera, se la había estado acariciando y manteniendo semierecta...

Me gusta mucho dar el culito así, metido en un auto o camioneta, en una calle oscura, elevando los niveles de lujuria y adrenalina... 

Pero no hicimos nada ahí, nos fuimos en busca de esa calle oscura donde poder echar a volar físicamente el morbo

Yo llevaba los condones y las servilletas desechables ... Èl habìa bajado hacia el frente los respaldos de los asientos de enmedio...

Se detuvo en una calle solitaria cerca de una avenida, yo me pasé al asiento del fondo, me aflojé los pantalones y lo esperé 

Se sentò a mi lado, se bajò el cierre, se abriò los pantalones y me ofreciò su miembro ... moreno, fuerte, potente y ya erecto, de piel suave y carne firme...

No aguanté mas y mi rostro se hundió en su entrepierna, me comí su miembro y con èl acariciò mis amígdalas

Mi lengua sintió sus arterias palpitar y su aroma de macho me hizo perder el control 

Mientras yo se lo chupaba su diestra se metía entre mi ropa y mis nalgas...

Me las cachondeò y me dijo -Que bueno estas, ya quería tenerte así, te la voy a dejar ir toda ¿quieres?-

-Si- Le dije mientras desenvolvìa con pulso afiebrado un condòn para ponèrselo ...

Sin màs trámite me empinè sobre el asiento de enmedio, me bajé los calzoncitos y le dì mi trasero abierto...

-Ya querìa volver a metèrtela- me dijo con respiración agitada...

Solo sentì la punta de su miembro buscando mi abertura. Me dejè llevar por la lujuria y le pedì -Mètemela- 

-Uiiii, me va a doler ... mmm... mmm... ¡aah! uiiii me duele, me duele-

Solo me metiò la punta y sentì morir, estaba durísimo y enorme, me desgarró el anillito, me dolió mucho, le roguè y me la sacò...

Despues de unos segundos me la volviò a meter -Aguanta Selvio, ya te entrò- me mordì los labios y lo sentï entrar todo, poco a poco...

Y entonces me dejó ir ese falo como un toro, como me arrepentí de no haber aceptado todas sus invitaciones anteriores. 

Toda, toda, hasta que sentí el calor de sus testículos tocar mi trasero, que delicioso calorcito el de esa piel ardiente sobre la mia.

Con cuanta fuerza me la metía una y otra vez, moviéndose a los lados, arriba, abajo sin temor a ser descubiertos por algún peatón inoportuno... era una maquina de coger

Así duro y duro, por unos momentos sentí que los Mayas hablaban de algo así, este macho me estaba llevando al fin del mundo...

Sentí gotas de su sudor precipitarse desde su frente hasta mis desnudas nalgas, así duro y duro hasta que gimió y lo sentí eyacular casi un galón de dulce de leche.

Me la sacò y yo quedè empinado y abierto sobre el asiento, sintiendo el aire de la noche acariciar mis nalgas y mi hoyito...

Nos vestimos y volvimos a centro comercial...seguro me vuelve a llamar pronto ...

Y cuando lo haga volverè a ser feliz (¯¡¯)


Gloryhole [solo adultos]

<hr>Gloryhole [solo adultos]

Existe todavía un tienda de artículos para adultos sobre el bulevar de la Playa y todavía ostenta el anuncio de video-arcade de 25centavos, eso es la que costaba en ese entonces ver un par de minutos de video porno en un cubículo con puerta con seguro. 

La tienda, como ya dije, todavía existe pero ahora hay que ponerle billetes de uno o más dólares para tener acceso a los videos. Otra cosa que ha cambiando es que ahora los cuartitos tienen paredes de doble grosor que no se pueden perforar para crear los gloriosos agujeros que había en otros tiempos... 

Aquella vez, cuando llegué a la tienda por primera vez, lo hice con ganas de ver qué tipo de películas tenían, cual sería mi sorpresa al encontrarme en uno de esos cuartos y cuando, por uno de los orificios, pude ver un dedo de piel de chocolate que se movía invitándome a mirar a traves de la abertura... 

Acerqué mi mirada y vi cómo un enorme moreno, sentado en el cubículo contiguo se acariciaba una enorme verga semi-erecta, tenía una longitud que le permitía tomar su cilídrica forma con las dos manos y con la yema de los dedos extender las pequeñas gotas de líquido transparente que brotaban de la punta para lubricarla... 

Ahora fui yo el que asomó los dedos por la abertura pidiéndole que se acercara, entonces lo ví levantarse y sin ningún miramiento acercar la cabeza de su miembro a la abertura de la pared para poco a poco atravezarla y quedar completamente a mi disposición, mis manos un poco nerviosas la tomaron y acariciaron para sentir su calor y firmeza, recorrí cada pulgada de su negra piel sintiendo el palpitar de sus gruesas venas y tímidamente, al principio, le fuí lamiendo la cabeza y toda la largura con la boca semiabierta... 

El líquido transparente tenía un sabor salado que me embriago de placer, el moreno comenzó a moverse del otro lado para entrar más adentro de mi cálida y húmeda boca, con los labios cubrí un poco mis dientes para darle unas mordidas cariñosas y con la presión extraerle un poco más de su lubricante natural... 

Una experiencia fabulosa la de esos hoyos que proporcionan anonimato y privacidad para que ambos pudieramos gozarnos, después de unos minutos me levanté para acariciarme el ano con la punta de esa descomunal verga pero el hombre al sentir el cambio de superficie extrajo su miembro y me ofreció un condón en envoltura verde, era de tamaño extragrande, era la primera vez que yo veía uno de esos... 

La posibilidad que se presentaba me llenó de excitación y cuando volvió a introducir su pene por el orificio de la pared, lo recibí ansioso y le acomodé el preservativo, me llené el agujerito de saliva y me acerqué para tomar sacrificadamente ese enorme miembro con un poco de miedo pero entregándome totalmente a él para que me hiciera lo que quisiera, yo confiaba ciegamente en que sólo me haría gozar... 

Lentamente fue abriéndose camino dentro de mi recto y al hacerlo que iba llenando de un gusto indescriptible .... 

Largos minutos gocé con ese miembro incrustado en mi cavidad anal, estaba durísimo y llenaba todas mis expectativas de placer, hasta el momento que decidió retirarse fue delicioso, lo sentí salir de mi cuerpo completamente lubricado, salió despacio permitiendo que mi recto volviera a su estado natural... 

Cuando estuvo fuera se quitó el condón y volvió a entrar por el orificio de la pared para que mi lengua saboreara su firmeza una vez más, esta vez fue menos tiempo por que estaba a punto de terminar y al hacerlo me llenó la boca de un semen tibio y semidulce que combinado con mi saliva fue demasiado para permanecer dentro de mi boca y salió entre mis labios dejándome la cara llena de ese néctar de lujuria liberada...


Confesiones de un cuarto de hotel [solo adultos]

<hr>Confesiones de un cuarto de hotel [solo adultos]

Alguna vez dejaron un folletín tirado con poemas de Cavafis, fueron Selvio y un profesor que se pusieron a leer antes de coger como locos y casi reventar el colchón de la maltrecha cama que tengo en el centro... 

Sí, soy un cuarto de hotel que nunca aprendió a quedarse callado dicen que soy pobre y vulgar, a veces maloliente, pero eso depende que quién me ocupe en los minutos anteriores que tu llegada... 

Abajo hay un cine que proyecta películas porno y los que acuden son homosexuales, bisexuales y uno que otro machito con ganas de fiesta sin compromiso... 

Selvio venía bien seguido, siempre que se conseguía un amigo, y los conseguía de todo tipo y tamaño... 

Acá los traía y se entregaba a ellos con una pasión que animaba mis paredes, sobre mi cama maltrecha lo hicieron suyo, tomaron posesión de su cuerpo y algunos lo hicieron hasta con amor, a veces podía ver sus labios recorriendo uno o dos penes a la vez, uno blanco y otro negro, a veces mamaba uno mientras el otro se le metía por atrás... 

A veces se montaba sobre el sillón y se asomaba para ver por el espejo como lo penetraban una y otra vez sus amantes, una vez tomó fotos con una polaroid, quesque para ponerlas en su página web... 

Acá venía con el Cubano, casi siempre con él, una vez el Cubano trajo a otro amigo suyo y entre los dos se cogieron a Selvio al mismo tiempo... ¡Ah Selvio! el muy caliente gemía de gusto cuando los dos miembros se fueron abriendo camino dentro de él simultáneamente. 

Junto a la ventana estaba la cama donde el Cubano se lo cogió tantas veces, siempre con el sol entrando a acariciarle las nalgas para sanar un poco la fatiga después de la cabalgata... 

Pero una tarde, se separaron, el Cubano se fue para una ciudad un poco lejana, dizque por una semana sólamente... ¡Ay de Selvio! esa semana se volvió meses y después de un par de reencuentros un poco álgidos, el desencuentro se volvió para siempre... 

forever
and, you know, 
forever is: 
a long, long time...