Blogia
Selvio


Vin Truck, El Grande [solo adultos]

<hr>Vin Truck, El Grande [solo adultos]

-Aquí no- me dijo aquel hombresote de nombre Vin Truck.

–Hay muchos mirones- evidentemente me quería para él solo.

Nos conocimos por medio de las redes sociales, como muchos, me cortejo con unos cuantos textos hasta que me convenció y quedamos de vernos para un rato agradable.

-Hay un lugar aquí cerca- le dije y hasta alla llevamos nuestras ansias, es un lugar donde se logra una breve privacidad, se cierra la puerta y ya está.

Caminé primero y él me siguió a una distancia discreta. Entré y dejé la puerta sin seguro, Vin Truck llegó unos segundos después y entonces echamos seguro a la puerta para entregarnos al placer...

Su bulto era prominente, lo acaricié a través del pantalón mientras él manoseaba mi trasero, mis rodillas se aflojaron por la emoción y mi corazón se aceleró, mi temperatura subía y yo ansiaba tocar su virilidad desnuda.

Fué él quien primero me bajó los pantalones ganando acceso a la piel de mis glúteos, la apereza de sus manos de hombre me encendió aún más, le bajé el cierre y entonces él se desabotonó el pantalón y me ofreció su miembro.

La verdad es que su pene resultó mucho más grande de lo que se veía en las fotos que me había mandado preguntandome si creía que "la iba a aguantar".

Era una pija grande y gruesa, de piel suave pero de carne muy pero muy firme que se fué endureciendo poco a poco como respuesta a mis caricias...

Me incliné para tomarlo entre mis labios, que sensación más deliciosa la de tenerlo en mi boca, llenando cada rincón de mi cavidad bucal, acariciando mis anguinas... mi lengua jugueteó con su carne haciéndolo alcanzar una erección plena, sus manos acariciaban mi cintura y mis nalgas.

Yo ya no podía resistir más... no sabía si seguir gozando dándole lamidas, chupadas y mamadas a ese pija de macho ardiente o gozar de sentirlo entre mis nalgas...

Al final decidí que con el poco tiempo que teníamos era mejor gozar de todas las opciones, entonces me voltée ofreciéndole mi abertura trasera si ningún miramiento, por unos segundos acarició mis redondeces con la firmeza de su hierro y me pidió un condón...

Saqué uno de los que siempre traigo en los bolsillos y se lo puse, le di un par de chupadas para lubricarlo, me escupí los dedos y lubriqué mi anillo tratando de dilatarlo un poco, me empiné entonces, dispuesto a sufrir esa penetracion que sin duda sería dolorosa al principio pero placentera después...  

Vin Truck, ese hombre al que conocí en persona hacía unos minutos demostró ser un caballero al penetrarme lentamente, permitiendo que mi anillito se dilatara para recibir cada una de las erectas pulgadas de su palpitante dureza...

Mis piernas casi ceden ante tanto placer, no sé como pude contener unos gemidos de putita que me arrancó al metérmela y luego de unos segundo logré sentir la redondez de sus testículos chocar a la entrada de mi anillito.

Vin Truck embistió una y otra vez haciendo crecer en mí ese cariño que solo logran los que llegan a cada terminal nerviosa de mi interior, hubiera querido besarlo y decirle lo mucho que me hacía gozar pero el temor de ser descubiertos me hizo contener mis ganitas de platicar y seguí gozando de lo que ese hombre me hacía con su pija...

Lo sentí eyacular, terminó dentro de mí, cuando me la sacó, le quité el condón y le succioné las últimas gotas de semen. Nos vestimos de prisa, intercambiando sonrisas de complicidad y sin hablar, el salió primero y yo detrás a una distacia discreta como cuando llegamos, a lo lejos lo ví subir a su camioneta y marcharse, despues de unos minutos volvimos a textearnos, quedamos de vernos el día siguiente y yo espero que me cumpla.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Selvio -

Me alegra que te haya gustado, me alegra tanto que me leas como que me la metan (_!_)

Roberto -

Oye se ve que te la pasaste muy bien con ese Vin Truck, deberías de presentarlo algún día para comprobar lo que dices de él...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres